Las mujeres en los procesos de paz en el mundo

 

 

En la imagen, Mishelle Bachelet y mujeres pacifistas integrantes de los cascos azules de la ONU.

 

¿Qué te sugiere la imagen?

A continuación te presentamos una serie de cifras relacionadas con la situación de  las mujeres en los procesos de paz alrededor del mundo. Fuente oficial: ONU Mujeres

La participación significativa de las mujeres en los procesos de paz

En los procesos de paz con apoyo y seguimiento de las Naciones Unidas, la participación de las mujeres en las delegaciones negociadoras no ha mejorado en los últimos años. En 2018, de los seis procesos en curso dirigidos o codirigidos por las Naciones Unidas, había mujeres en 14 de 19 delegaciones[1].

Los datos sobre tendencias mundiales reflejan también escaso progreso. Entre 1992 y 2018, las mujeres representaban el 13% de quienes negociaban, el 3% de quienes mediaban y sólo el 4% de firmantes en los principales procesos de paz, según el Consejo de Relaciones Exteriores[2]

La participación directa de las mujeres en las negociaciones de paz incide en el aumento de la sostenibilidad y la calidad de la paz. Gracias a un estudio que analizó 82 acuerdos de paz en 42 conflictos armados entre 1989 y 2011, se determinó que los acuerdos de paz que incluían las firmas de las mujeres estaban asociados a una paz duradera. Se determinó también que los acuerdos de paz que contaban con la firma de mujeres incluían una mayor cantidad de disposiciones destinadas a reformas políticas y a un mayor índice de aplicación de dichas disposiciones[3]

En otro estudio que analizó 98 acuerdos de paz en 55 países entre 2000 y 2016, se determinó que los acuerdos de paz tienen más posibilidades de incluir disposiciones en materia de género cuando las mujeres participan en los procesos de paz de primer y segundo nivel.[4]

Los grupos de mujeres de la sociedad civil desempeñan un papel decisivo en los procesos de paz. En particular, los vínculos y la colaboración estrecha entre los diversos grupos de mujeres (por ejemplo, las delegadas mujeres, los grupos de mujeres de la sociedad civil, mujeres locales y activistas de la sociedad civil) son fundamentales para la inclusión de disposiciones que atiendan las desigualdades sociales, en especial, aquellas referidas al género[5]

El empleo de un lenguaje sensible al género en los acuerdos de paz es fundamental para sentar las bases de la inclusión de la perspectiva de género durante la fase de consolidación de la paz. Sin embargo, la amplia mayoría de los acuerdos no atienden explícitamente la igualdad de género ni los derechos de las mujeres. Entre 1990 y finales de 2018, sólo 353 de los 1789 acuerdos (19,7%) relativos a más de 150 procesos de paz incluyeron disposiciones sobre las mujeres, las niñas o la cuestión de género. En 2018, de los 52 acuerdos sobre una variedad de asuntos, sólo cuatro (el 7,7%) incluyeron disposiciones relativas a la cuestión de género, lo que refleja una marcada disminución desde 2015, cuando el porcentaje había llegado a 39%[6]

Aunque los acuerdos incluyeron disposiciones específicas a las cuestiones de género, su aplicación resultó dificultosa. Por ejemplo, el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, firmado en Colombia en 2016 con el objetivo de poner fin al conflicto armado entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), está considerado como un modelo inclusivo que tiene en cuenta las cuestiones de género. Sin embargo, algunos análisis de las 130 disposiciones relativas a las cuestiones de género de los acuerdos, incluidas aquellas centradas en la igualdad de género y los derechos de las mujeres, reflejaron que, desde junio de 2018, el 51% de dichas disposiciones no se habían iniciado aún. Asimismo, estas disposiciones se están implementando a menor ritmo en comparación con otras del mismo acuerdo[7].

La protección, el Estado de derecho y el acceso de las mujeres a la justicia

En un estudio llevado a cabo en 2014, se calculó que al menos una de cada cinco mujeres refugiadas en contextos humanitarios complejos había sido víctima de la violencia sexual[8]

En 2017, el Gobierno de Kosovo (según la resolución 1244 del Consejo de Seguridad) estableció un programa de reparación que beneficiara sobrevivientes de la violencia sexual relacionada con los conflictos. El 5 de febrero de 2018, una comisión gubernamental comenzó a recibir solicitudes de reparación y, para octubre de 2019, más de 1000 sobrevivientes habían solicitado la pensión de por vida de 230 euros mensuales; de ellas, más de 500 ya están recibiendo el beneficio en reconocimiento por el daño que han sufrido.[9]

En Colombia, las mujeres están liderando el proceso de justicia de transición nacional, en el que ocupan los puestos de liderazgos más altos en numerosas instituciones, incluido el de Presidencia de la Jurisdicción Especial para la Paz y el de Dirección de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Asimismo, las mujeres representan el 54,9% de quienes integran la Jurisdicción Especial por la Paz y el 45,45% de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición[10]

En julio de 2019, la Corte Penal Internacional condenó a Bosco Ntaganda por 18 cargos de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en la República Democrática del Congo en 2002 y 2003, incluidos los crímenes de violación y esclavitud sexual. De confirmarse la sentencia en la apelación, se tratará de la primera condena final por crímenes de violencia sexual de la Corte Penal Internacional.[11]

La violencia perpetrada por grupos terroristas designados por las Naciones Unidas sigue teniendo consecuencias devastadoras, como los actos de violencia indiscriminada contra la población civil, los ataques contra bienes de carácter civil, la violencia y la discriminación de que son objeto las mujeres y las niñas, y la manipulación estratégica de las normas y los estereotipos de género como parte de las tácticas de reclutamiento, lo que incide negativamente en los derechos de las mujeres y en la resiliencia general de las comunidades frente a la retórica extremista.[12]

En informes recientes se sigue destacando que la legislación nacional contra el terrorismo ha sido y sigue corriendo el riesgo de ser utilizada contra la sociedad civil y quienes defienden los derechos humanos, y puede afectar de manera desproporcionada a las organizaciones de mujeres de la sociedad civil, que a menudo asumen el papel de promotoras de la paz y defensoras de los derechos humanos.[13]

Nuevos datos publicados en mayo de 2019 muestran niveles históricos de violencia política contra las mujeres en los últimos 12 meses. Esa violencia incluye asesinatos, violencia sexual, desapariciones forzadas, acoso en línea y fuera de línea, actos de agresión física y violencia tumultuaria[14]

El Relator Especial sobre la situación de quienes defienden los derechos humanos informó que en los últimos años la proliferación de discursos misóginos, sexistas y homófobos pronunciados por dirigentes políticos estaba normalizando la violencia contra las mujeres, el colectivo LGBTQI y las defensoras de los derechos humanos de las mujeres[15]

El derecho de las mujeres a los recursos y la igualdad de género en la acción humanitaria

En 2019 había 132 millones de personas que necesitaban ayuda humanitaria y protección, de cuya cifra se estima además que 35 millones de mujeres, mujeres jóvenes y niñas necesitarán servicios vitales de salud sexual y reproductiva, y que se requerirán intervenciones para prevenir la violencia por razón de género y responder a las necesidades de las sobrevivientes.[16]

En 2018, el Comité Permanente entre Organismos aprobó su nueva política sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas en la acción humanitaria, que está contribuyendo al progreso de la promoción de la igualdad de género en la acción humanitaria. Antes de 2018, menos de la mitad de todas las respuestas humanitarias incluían un análisis de género y datos conexos. Cifras de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas indican que en 2018 el 95% de las reseñas de las necesidades humanitarias mencionaban la violencia por razón de género o incluían algún tipo de análisis basado en el género. Sin embargo, sólo en el 28 % de esas reseñas se exponían claramente las repercusiones diferentes que tenían las crisis en las mujeres, los hombres, las niñas y los niños, así como los factores subyacentes que afectaban a la vulnerabilidad.[17]

Los conflictos y las emergencias limitan el acceso a la educación de niñas, niños y jóvenes. En 2016, sólo el 61% de las/os niñas/os refugiadas/os tuvieron acceso a la educación primaria, en comparación con el 91% en todo el mundo. En el nivel secundario, esa tasa desciende al 23% de las/os niñas/os refugiadas/os, en comparación con el 84% a nivel mundial.  Las niñas refugiadas de nivel secundario tienen la mitad de probabilidades de matricularse en la escuela que los niños.[18]

Las tasas de matrimonio precoz, forzado e infantil aumentan en contextos humanitarios y de conflicto. En algunas investigaciones, se encontró que nueve de los 10 países que tienen las tasas de matrimonio infantil más altas se encuentran en una situación frágil.[19]

Los nuevos datos sobre 187 países y territorios muestran que casi el 40% de las economías limita los derechos de propiedad de las mujeres y casi el 30% de las economías restringe su libertad de circulación, lo que aumenta la vulnerabilidad de las mujeres en general, pero en particular en entornos afectados por conflictos

 


[1]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 14

[2]Datos obtenidos en el informe del Consejo de Relaciones Exteriores Women’s Participation in Peace Processes (Participación de las mujeres en los procesos de paz). (Consulta del 23 de octubre de 2019).

[3]Krause, J.; Krause, W.; y Bränfors, P. (2018). Women’s Participation in Peace Negotiations and the Durability of Peace, International Interactions (Participación de las mujeres en las negociaciones de paz y la durabilidad de la paz, Interacciones internacionales), 44:6, 985-1016, DOI: 10.1080/03050629.2018.1492386.

[4]True, J. y Riveros-Morales, Y. (2018). Towards inclusive peace: Analysing gender-sensitive peace agreements 2000–2016 (Hacia una paz inclusiva: análisis de los acuerdos de paz de entre 2000-2016 con perspectiva de género).

[5]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 15. Datos obtenidos en la Base de datos de acuerdos por la paz, que mantiene la Universidad de Edimburgo; define los acuerdos de paz ampliamente como documentos formales disponibles públicamente, elaborados tras debates con los protagonistas de conflictos y con acuerdos mutuos entre algunos de ellos, o todos ellos, atendiendo el conflicto para terminarlo.

[6]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 23. Véase asimismo el Informe Especial del Instituto Kroc, el International Accompaniment Component, ONU Mujeres, la Federación Democrática Internacional de Mujeres y Suecia, sobre el seguimiento de la perspectiva de género en la implementación del Acuerdo de paz definitivo en Colombia, Bogotá (Colombia), octubre de 2018.

[7]ONU Mujeres (2015). En el capítulo 3: Participación de la mujer y mejor comprensión de los aspectos políticos, en Estudio mundial sobre la implementación de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2000).

[8]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 42). Véase también ONUCAH (2019). Global Humanitarian Overview 2019 (Panorama de la Acción Humanitaria de 2019).

[9]Datos provistos por la oficina de ONU Mujeres en Kosovo (según la resolución 1244 del Consejo de Seguridad).

[10]Datos provistos por la oficina de ONU Mujeres en Colombia.

[11]Corte Penal Internacional (2019). Caso Ntaganda.

[12]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 70.

[13]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 73; véase también la Asamblea General de las Naciones Unidas (A/73/361).

[14]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 36. Véase también Kishi, R., Pavlik, M. y Matfess, H. (2019). Terrible and Terrifying Normal: Political Violence Targeting Women (Terriblemente normal: violencia política contra las mujeres).

[15]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 37. Véase también la Asamblea General de las Naciones Unidas (2019). Informe del Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos (A/HRC/40/60).

[16]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 38.

[17]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 42. Véase también UNFPA (2019). Humanitarian Action 2019 Overview (Panorama de la acción humanitaria de 2019).

[18]Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 43. Véase también ACNUR (2017). Left Behind: Refugee Education in Crisis (Olvidados: la educación de las personas refugiadas en crisis).Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2019). 

[19]Informe del Secretario General sobre las mujeres, la paz y la seguridad (S/2019/800), párr. 42. Véase también la Comisión de Mujeres Refugiadas (2016). A Girl No More: The Changing Norms of Child Marriage in Conflict (Ya no más una niña: la evolución de las normas del matrimonio infantil en conflicto)

Questions