Relación comunitaria con la tierra

 

Federici expresa que en la edad media la consigna del pueblo era “Omnia sunt communia!”, “Todo es común”. En la época actual, podría decirse “sunt omnia privata” “todo es privado”. Si las tendencias actuales continúan, pronto no habrá aceras, ni playas, ni mares, ni aguas costeras, ni tierra, ni bosques a los que podamos acceder sin tener que pagar algo de dinero.

Explica que en Italia, algunos municipios están tratando de aprobar leyes que prohíben a la gente poner sus toallas en las pocas playas libres restantes y esto es solo un pequeño ejemplo. En África, estamos siendo testigos de las más grandes apropiaciones de tierras en la historia del continente por parte de empresas mineras, agro industriales, agro-combustibles… La tierra africana se está privatizando y las personas están siendo expropiadas a un ritmo que coincide con el de la época colonial.

El conocimiento y la educación se están convirtiendo en mercancías disponibles solo para aquellos que pueden pagar e incluso nuestros propios cuerpos están siendo patentados. Así que omnia sunt communia sigue siendo una idea radical, aunque hay que tener cuidado de no aceptar la forma en que está siendo usado este ideal distorsionado, por ejemplo, por organizaciones como el Banco Mundial, que en nombre de la preservación de la ‘comunidad global’ privatiza las tierras y los bosques y expulsa la población que ganaba su sustento de ello.

La pregunta que hay que hacer en la actualidad es cómo crear un mundo sin explotación, igualitario, donde millones de personas no se mueran de hambre en medio del consumo obsceno de unos pocos y donde el medio ambiente no sea destruido, donde la máquina no aumente nuestra explotación en vez de reducirla. Federici plantea que el problema común y el proyecto común debe ser crear un mundo nuevo.

La correlación de las mujeres con la tierra, era estratégica. Eran ellas quiénes cultivaban la tierra y generaban procesos comunitarios conjuntos para la alimentación, las cosechas. Era la dependencia directa con la seguridad alimentaria si se quiere, pero hay otra relación fundamental, y es la relación de las mujeres con la tierra y las plantas medicinales, que les permitía curar, prevenir malestares. Esa era una relación esencial y fundamental para la expansión de la quema de mujeres consideradas brujas.

Questions